La medición facial con termómetros infrarrojos NO es una solución fiable para la detección de fiebre